Los aldeanos se acercaban al atardecer buscando las matas de los hipéricos que crecían en las orillas del bosque, allí se distribuían en pequeños grupos que apuraban la recolección de las cañas leñosas, temerosos de que las primeras sombras les encontrasen fuera de sus casas. Fijas las manos y los ojos en la tarea murmuraban salmodias y conjuros, las mujeres apañanaban en sus delantales la cosecha, los hombres lo hacían bajo el brazo, cumplida la faena y sin volver la vista, apuraban el paso en filas de a dos camino de la aldea. Una vez traspasado el umbral, en cada vivienda se renovaba el rito de quemar lo recogido para ahuyentar la presencia del maligno.

img_5720

El silencio recobraba con la noche la voz del bosque, arropado en encajes de luna. Tilán, escondido entre los muros ruinosos, observaba con cierta dificultad los botones rojos, a punto de estallar en flores amarillas para celebrar San Juan. Acostumbraba a escabullirse de la casa que ocupaba hacía generaciones, camuflado en mil escondites que se había procurado con el transcurrir del tiempo, y se acercaba al bosque para recoger alguno de aquellos brotes con la intención de renovar los ya viejos y deslucidos botones de su blusa colorada… cada junio los recogía para  Dulia en la orilla del bosque y cada año, al abrir la mano para entregárselos, se encontraba con que el agujero de su mano izquierda los había dejado caer.

Hiperico21

“Los aldeanos se acercaban al atardecer buscando las matas de los hipéricos que crecían en las orillas del bosque…”

Giraba entonces sobre sus pasos y el revuelo de los petirrojos le daba la pista del paradero de su rapiña. Cojeando más si cabe, con el gorro a punto de desaparecer entre los helechos recorría la orilla del río mientras el agua dibujaba su cara oscura y vieja… sus ojos pequeños, mates y oxidados como  diminutas cabezas de alfiler… Le latía con fuerza el corazón al saber que cada paso le acercaba a ella,  lejana, inalcanzable… imposible –¡Tilán! ¿Eres tú?– Al oír su nombre en aquella voz la sonrisa tímida cosía una herida en su rostro abrumado y una sensación con sabor agridulce le ocupaba la voz dejándole mudo …-¡Tilán! ¿Traes los botones?… El Trasgu abrió su mano izquierda y comprobó, como cada año, que aquel agujero permanecía allí incapaz de retener nada… –Hay cosas que no cambian– Pensó

1254456873

“El Trasgu abrió su mano izquierda y comprobó, como cada año, que aquel agujero permanecía allí incapaz de retener nada… “

Cuando acertó a llegar al claro del bosque se detuvo para disfrutar del momento, un rasguño húmedo y amargo le cruzó la mejilla mientras observaba como Dulia, ensimismada, acariciaba unas prímulas. A su lado, sobre las piedras del río, una fina malla de hilos dorados guardaba diminutos botones rojos, tersos, brillantes frutos de rusco…Al oír el crujido de las hojas, la xana levantó la mirada y se encontró con la otra, asombrada y dispersa del duende… -Ya los tengo, Tilán, este año para San Juan tendrás lo que querías- Enhebró su aguja de oro y esperó.

img_0766

“diminutos botones rojos, tersos, brillantes frutos de rusco…”

Documentación.-sobreleyendas.com

Fotografía.- Archivo Selva Asturiana.

Texto.- Ana I.D.Goti

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
EnglishFrenchSpanish

Pin It on Pinterest